Bases de conocimiento (KB: Knowledge Base)

Las bases de conocimiento (KB: Knowledge Base) pertenecen a una etapa muy posterior al surgimiento de las bases de datos tradicionales. Surgieron a partir de la investigación en Inteligencia Artificial como respuesta a las necesidades que las aplicaciones de esta disciplina planteaban. Más adelante haremos un muestreo de las aportaciones que la IA ha hecho al estudio del lenguaje natural.

Las bases de conocimiento son la evolución lógica de los sistemas de bases de datos tradicionales, en un intento de plasmar no ya cantidades ingentes de datos, sino elementos de conocimiento (normalmente en forma de hechos y reglas) así como la manera en que éste ha de ser utilizado. También se les trata de dotar de conocimiento sobre sí mismas, es decir, una KB ha de “saber lo que sabe”. Por ejemplo, ante una pregunta del tipo “¿Tienen todos los empleados de Microsoft un CI de más de 100?”, una base de datos tras consultar la información relacionada con la altura de los empleados de esta empresa, daría una respuesta afirmativa o negativa, independientemente de que tenga o no la información correspondiente a estos trabajadores; en cambio, una KB respondería “sí”, “no” o “no lo sé”, en el caso de que le faltase información relativa a la altura sobre alguno de los empleados o de que no tuviese información sobre “todos” los empleados.

La cuestión de “información faltante” ha sido el foco de intensa investigación en el campo de las bases de datos relacionales (Codd 1990), aunque aún no se ha logrado ningún estándar para su tratamiento.

Ambos sistemas de información cuentan con sus correspondientes gestores para simplificar al administrador las tareas comunes de mantenimiento: el sistema gestor de bases de datos (DBMS: Database Management System) y el sistema gestor de bases de conocimiento (KBMS: Knowledge Base Management System). También encontramos diferencias sustanciales en este aspecto. Básicamente los DBMSs actuales se encuentran perfectamente estandarizados, ofreciendo un número de características y metodologías comunes que posibilitan la comunicación entre diversos tipos y productos comerciales. La comercialización de los KBMSs es prácticamente anecdótica, y por supuesto no existe ningún estándar.

La característica común a todos los sistemas basados en el conocimiento hasta hace muy poco tiempo es que han sido sistemas autónomos, es decir, que no permiten la utilización de la información contenida en ellos por parte de aplicaciones externas. Por el contrario, las bases de datos, sí cuentan con los mecanismos de conexión necesarios para poder ofrecer su información a muy distintos tipos de lenguajes de programación. En general, adelantamos que nuestra elección son los sistemas de bases de datos para el almacenamiento de información exclusivamente léxica, porque garantizan a priori la reutilización de la información almacenada. Por ejemplo, si decidimos guardar nuestra información léxica en un sistema de conocimiento, estaremos “atados” a este sistema, y si más adelante observamos que nuestras necesidades van más allá de lo que en principio habíamos previsto, puede darse el caso de que el sistema de KB no sea lo suficientemente potente para dar respuesta a estas necesidades, y puede ocurrir que tengamos que volver a introducir toda la información de nuevo. Por lo general, esta situación es evitable en el entorno de las bases de datos.

En cualquier caso, deberíamos explorar en profundidad las posibilidades reales de estos dos tipos de sistemas. La mejor manera de analizarlo es observar las diferencias desde diversos puntos de vista. De este modo, podremos al mismo tiempo estudiar sus fundamentos, objetivos, aplicaciones y tendencias.

Nota: El objetivo primero de una base de datos es, como su nombre indica, almacenar grandes cantidades de datos organizados siguiendo un determinado esquema o “modelo de datos” que facilite su almacenamiento, recuperación y modificación.

Source: http://elies.rediris.es/elies9/4-1.htm

Anuncios

3 Respuestas a “Bases de conocimiento (KB: Knowledge Base)

  1. Considero que se trata de un tema novedoso e interesante. Muchos especialistas consideran que el principal activo que tienen las personas es el conocimiento. Para la eficiente gestión del conocimiento nos interesa ser capaces de convertir el conocimiento explícito en tácito, para poder almacenarlo y reutilizarlo por el resto de la organización.

    Mis saludos,
    Ing. Roberto O. Mestre

  2. Los dos productos típicos de la actividad bibliográfica son los índices bibliográficos y las bases de datos bibliográficas. Los primeros evolucionaron en los segundos con la llegada de los medios tecnológicos necesarios para su automatización; así, por ejemplo, el Index Medicus se convirtió con el tiempo en Medline, una poderosa base de datos en línea de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos que reúne una gran cantidad de referencias sobre literatura médica y en disciplinas afines. Todo índice bibliográfico, comprenda el objeto que comprenda: una revista, una colección de libros, la obra de un autor,…, puede transformarse en una base de datos. Una revista impresa, por ejemplo, edita regularmente índices donde se relacionan los trabajos publicados por ella durante un periodo de tiempo determinado. Los índices actuales tienden a incorporar un alto valor agregado, resúmenes, comentarios y criterios de aplicación, emitidos por expertos, etcétera.

    Lic. Rubén Cañedo Andalia

  3. Puedo decir que Scopus es una herramienta de navegación desarrollada por Elsevier B. V. (Holanda), uno de los más importantes consorcios editoriales de literatura científica. Apareció en noviembre del año 2004, como una alternativa europea al monopolio que durante más de 40 años ejercieron las bases de datos del ISI en el contexto científico internacional, y desde entonces ha suscitado gran interés entre investigadores y académicos, tanto por su cobertura documental, como por su amigable interfaz y sus múltiples prestaciones. Tiene bajo su cobertura la mayor colección a nivel mundial de resúmenes, referencias e índices de literatura científica, técnica y médica. Los enlaces al texto completo de los artículos, así como los múltiples recursos de información que brinda, hacen de esta base de datos una herramienta de preferencia entre los científicos y académicos.
    Se actualiza diariamente, e incluye los resúmenes y referencias citadas de más de 15 000 publicaciones seriadas, procedentes de aproximadamente 4000 casas editoras internacionales. Los resúmenes están accesibles desde 1966. Dispone de enlaces a los textos completos de los artículos que se encuentran en fuentes de acceso abierto y publicaciones exclusivamente electrónicas como ScienceDirect, SpringerLink, entre otras. Además, muestra los resultados de páginas Web académicas y científicas, así como los registros de patentes de cinco oficinas internacionales, incluida la Oficina Mundial y la de los Estados Unidos.

    Lic. Ricardo Arencibia Jorge

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s